SUSCRIBASE

Estudiantes del Gimnasio Campestre Los Cerezos ganan concurso de emprendimiento organizado por la Universidad Externado de Colombia.


Escrito por: Redacción Séneca


Para Natalia Álvarez y Sara Osorio, estudiantes de décimo grado del Gimnasio Campestre Los Cerezos, una de las problemáticas que más afectan a Colombia y al mundo es la contaminación ambiental, que se agudiza por el uso excesivo de plástico en el planeta.

 

Con el propósito de disminuir el impacto de dicho flagelo, y motivadas a hacer de su entorno un lugar mejor, las estudiantes dieron rienda suelta a su creatividad y hoy son las responsables de un proyecto amigable con el medio ambiente. Se trata del diseño de botellas comestibles y biodegradables, hechas a base de algas que contienen proteínas y nutrientes provenientes de frutas deshidratadas, como el banano y los arándanos.

 

Durante cerca de cuatro meses, Natalia y Sara trabajaron en este proyecto que resultó ganador en el concurso “Mentes Brillantes: ideas innovadoras para el futuro de Colombia”, organizado por la Universidad Externado de Colombia. En el certamen participaron 40 estudiantes de los grados décimo y once de nueve colegios de Bogotá. “Ganamos una beca para hacer un diplomado en la Universidad Externado y estamos muy felices por eso. Ahora queremos que la idea no se quede en el aire, pues no se trata solamente de hacer una botella comestible sino de la posibilidad de combatir problemáticas en el mundo, y eso es lo que nos motiva diariamente a seguir con este proyecto”, expresaron las ganadoras.

 

Una apuesta por el emprendimiento

Esta es la segunda vez que estudiantes del Gimnasio Campestre Los Cerezos ganan este concurso. Este reconocimiento no es gratuito; es fruto del trabajo que realiza la institución a través de su escuela de emprendimiento FORCE (Formadores de Ciudadanos Emprendedores).

 

Por medio de este programa, cada año los estudiantes participan en una feria empresarial que incluye ruedas de negocio. Además, los alumnos de grado noveno viajan a la ciudad de Washington D.C. para conocer el trabajo de organizaciones como el Banco Interamericano de Desarrollo, la NASA, la Organización de Estados Americanos y Google, entre otras.

 

En FORCE, “cuando el alumno llega al grado noveno ya ha tenido 1.200 horas de formación en emprendimiento. Es un pénsum muy amplio con siete ejes de desarrollo. Desde el programa los estudiantes se forman en la administración de su propia vida. Si yo administro mi entorno, si soy emprendedor, obtengo ganancias económicas, pero lo más importante es que transformo mi contexto”, afirma Orlando Matiz, rector del Gimnasio Campestre Los Cerezos.

 

El impacto de este programa ha sido tan grande que ha traspasado el espacio de las aulas, vinculando de manera directa a los padres de familia, que se encargan de apadrinar proyectos, y a entidades como la ANDI y la Cámara de Comercio.

 

Formando ciudadanos para Colombia y el mundo

 

La educación es una de las herramientas fundamentales para el desarrollo del ser humano y la sociedad. Consciente de ello, el Gimnasio Campestre Los Cerezos, desde hace 18 años, ha venido formando diferentes generaciones de estudiantes con habilidades intelectuales, personales, emocionales y sociales que les permitan vivir en un mundo cada vez más globalizado.

 

Para Orlando Matiz, la educación armónica, filosofía pedagógica liderada por la doctora María Carolina Ramírez Ramírez, directora y fundadora del colegio, apunta a una educación integral, en la que los estudiantes tienen la capacidad de autorregularse. “Esta filosofía está basada en los principios propuestos por el pedagogo y humanista colombiano Gerardo Schmedling, relacionándose con una educación integral; por esta razón, trabajamos desde la convicción y no desde la coerción. Gracias al profesionalismo y dedicación de nuestra directora se ha logrado consolidar esta iniciativa como una de las mejores opciones de educación en el país”, concluye.

 

Acorde con el eje del internacionalismo, los alumnos se gradúan como bachilleres internacionales gracias a la certificación obtenida por el Gimnasio Campestre Los Cerezos, que lo cataloga como Colegio del Mundo del IB –International Baccalaureate–.

 

Además, esta institución educativa cuenta con un programa multilingüe que permite a los estudiantes aprender diferentes idiomas, entre los que se encuentran el inglés, el francés, el portugués y el mandarín.

 

Otros articulos de esta edición

“No se trata solamente de hacer una botella comestible sino de la posibilidad de combatir problemáticas en el mundo”.

Edición 45 | 118 visitas
Artículos relacionados

“No se trata solamente de hacer una botella comestible sino de la posibilidad de combatir problemáticas en el mundo”.

Edición 45 | 118 visitas