SUSCRIBASE


Escrito por: Carolina Tobar Amorocho


 

En Bogotá hay ciclorrutas por las que todos los días se movilizan miles de personas. Los domingos y festivos hay Ciclovía, un espacio especial para montar en bicicleta que nació en 1974 y que después de diferentes etapas se tecnificó en 1995. En este encuentro semanal, más de un millón y medio de ciudadanos recorren 113 kilómetros de las calles capitalinas de 7:00 a.m. a 2:00 p.m. Incluso, la revista Forbes afirmó que la capital colombiana es tan amigable con las bicicletas como Copenhague.

 

De Bogotá son Esteban Chaves, el ciclista que logró en 2016 el segundo lugar en el Giro de Italia, y el tercero en la Vuelta a España, y Luisa Mora Madriñán, la protagonista de esta historia, una egresada de la Universidad de los Andes y asociada a Uniandinos, que se montó a su bicicleta persiguiendo sus metas y demostrándole al mundo que los sueños sí se pueden lograr. Hizo parte del equipo de Go Cycling en la Primera Vuelta a Colombia Femenina, culminó la carrera y hoy tiene nuevos horizontes en su mirada.

 

En sus marcas…

Foto Luisa Mora

Fotos tomadas por Anderson Bonilla, Ciclismoenlínea, suministradas por Luisa Mora

Transcurre la década de los noventa, Luisa tiene tres años, y su padre le enseña a montar en bicicleta. En su juventud, él también compitió en ciclismo, y ella, desde pequeña, tenía bicicleta. Hoy ella cuenta: “Fue chévere porque él nunca me obligó a montar y a entrenar, yo lo cogí después como gusto mío”.

 

En 10º y 11º se iba al colegio en bicicleta con un grupo de amigos, recorriendo diariamente más de 117 cuadras. “Eso era una carrera, yo dejaba la maleta en el bus del colegio, me iba en bicicleta, y la idea era llegar antes que el bus, y lo lográbamos, le ganábamos al bus”.

 

Después entró a estudiar Ingeniería Industrial en la Universidad de los Andes, y le agradece profundamente que le enseñó autonomía, le mostró todo tipo de personas y fue el escenario perfecto para hacer amistades perdurables en el tiempo. A la Universidad también se iba en bicicleta, 8 kilómetros de ida y 8 kilómetros de vuelta a casa; montar la motivaba y la hacía feliz.

 

Listos…

Luisa Mora

Fotos tomadas por Anderson Bonilla, Ciclismoenlínea, suministradas por Luisa Mora

Hace dos años cambió el ritmo de su vida. Empezó a montar en bicicleta con el fin de llegar con un grupo de amigos pedaleando al Nevado del Ruiz. Al proyecto lo llamaron “La Bici en la Cima”. Meses después, quince bicicletas emprendían esa aventura.

 

Sus días empezaban montando desde muy temprano. “Empezaba el día muy bien; en la carretera, en las montañas, se nos atravesaban vacas, y después uno llegaba a cálculo a las 8:30 de la mañana”.

 

Con el tiempo se motivaba a explotar más su talento y a probar nuevas cosas. “No me imaginé nunca montar en bicicleta de ruta; un día tenía mi bicicleta de montaña pinchada, y mi papá tenía dos de ruta; cogimos una, le bajamos el sillín lo más que se podía; yo nunca había tocado esa bicicleta, y subí Patios con mi papá. Me gustó; sentí que me estaba yendo bien; seguí montando en esa bicicleta”, cuenta Luisa.

 

¡Ya!

Foto Luisa Mora

Fotos tomadas por Anderson Bonilla, Ciclismoenlínea, suministradas por Luisa Mora

 

En enero de 2016 fue su primer encuentro con el entrenador del equipo de ciclismo Go Cycling, quien la invitó a competir en la Primera Vuelta a Colombia Femenina con ellos. El tiempo le coincidía perfecto para entrenar; terminaba clases en mayo, se graduaba en octubre, y la competencia era en noviembre. Se dedicó de lleno a la bicicleta; su clase más temprana era a las 3:30 p.m., para poder entrenar toda la mañana.

 

“Montar no es solamente salir y montar, y ya. La bicicleta siempre tiene que estar bien; me la pasaba en el 7 de Agosto arreglándole cosas. Duré un año y medio saliendo todos los días de 4:30 a.m. a 7:00 a.m. Montábamos desde 20 kilómetros hasta 100 kilómetros en un día normal. Los fines de semana era más largo, salíamos de 6:00 a.m. a 2:00 p.m.”.

 

En la competencia eran 105 ciclistas, la mayoría profesionales; viven de eso, se dedican 100% a montar. El equipo de Luisa no; eran siete mujeres, cinco de ellas Uniandinas, y cada una tiene su vida aparte. Demostraron que no hay que ser ciclista profesional para poder ser un buen ciclista.

 

“Todas nosotras [su equipo] terminamos la vuelta, que creo es un logro grande. Personalmente eso me daba mucho miedo, era dedicarle diez meses a competir cinco días; si al segundo día algo me pasaba, era como si los diez meses no hubieran servido de nada. A la que mejor le fue del equipo quedó de octava”.

 

Para Luisa, todos los momentos del viaje fueron emocionantes. Su madre la acompañó todo el tiempo; iba en el carro de apoyo, y ella la alentó en todos los momentos difíciles. Nostálgica y feliz, Luisa cuenta: “Es muy emocionante ver que a uno lo están esperando en los pueblos, que la gente se quiere tomar fotos con uno, sentirse en una carrera profesional. Llegando a Manizales, había mucha gente al borde de las carreteras apoyándolo a uno, con una botella de agua, empujándolo o simplemente aplaudiéndolo”.

 

La navegante

Luisa Mora FB

Foto tomada de Facebook/Luisa Mora Madriñán

El mar es inmenso, profundo, acelerado, fuerte y tormentoso; así, lleno de sorpresas, también es Luisa, quien además es navegante desde los siete años. En el 2013 fue la única mujer en su tripulación que cruzó, junto a tres hombres, el Atlántico, desde Cádiz (España) hasta la isla de Saint-Martin, en Norteamérica.

 

La primera parada fue las Islas Canarias; ese era un trayecto de prueba para decidirse a cruzar el Atlántico con esa tripulación. El recorrido, que iba a durar tres días, se demoró siete. Se les rompió una vela, se enfrentaron a una tormenta, y con cada día que pasaba, el tiempo tomaba más peso. Asumieron su decisión y continuaron el viaje.

 

Los dirigía el capitán, pero los tres tripulantes eran capitanes de turno. Por las noches, cada uno tenía que manejar tres horas solo, pero el rol más importante de Luisa fue darles tranquilidad durante el viaje.

 

Llegaron el 25 de diciembre a Saint-Martin, en plena Navidad, después de 36 días de viaje; la idea inicial era llegar el 12. “Son muchos días en los que uno no tiene nada que hacer, solamente pensar y estar bien mentalmente para que a uno no lo molesten las circunstancias del viaje”.

 

Lo que viene

 

La vida de Luisa es de extremos; no fue suficiente navegar, y decidió emprender una aventura para cruzar el Atlántico; no fue suficiente montar en bicicleta, decidió darle la vuelta a Colombia sobre ruedas. Las dos disciplinas se complementan: en la navegación no se ve nada más que azul, es un espacio pequeño en el que no se puede hacer mayor cosa, pero en donde el poder de la mente es lo más importante. En el ciclismo hay mucho esfuerzo físico, se ven muchos paisajes, se suben montañas y hay que estar fuerte por dentro para aguantar por fuera.

 

Desde abril del año pasado creó un emprendimiento de bicicletas que se llama Bucket App. Es un portal en donde se pueden encontrar todos los servicios para bicicletas: repuestos, mantenimiento, nutrición, entrenamiento, rutas… y aunque cree en su proyecto, ahora Luisa quiere buscar trabajo en Ingeniería de Proyectos.

 

Empezó el 2017 viajando y montando, sus dos pasiones. Fue desde Cali hasta Ecuador, 700 kilómetros en una semana, 14 horas diarias sobre las ruedas. “El año pasado, la bicicleta era mi vida entera, ahora es un complemento para vivir. Yo monto todos los días, pero ya no es con la misma presión de estar bien físicamente para la Vuelta a Colombia, es la forma de empezar el día. Lo rico de la bicicleta es que uno va a sitios, cada día uno puede hacer una ruta diferente”.

 

En la navegación empezará el ciclo panamericano en un barco de tres personas; quiere entrenar más competitivamente en la navegación que en el ciclismo. “Tenemos el Nacional de ese barco en marzo y el Mundial en noviembre, y el próximo año, Centroamericanos”.

 

Así es Luisa, una mujer decidida, capaz de cumplir lo que se propone, emprendedora, soñadora, fuerte y serena a la vez, una mujer con alma Uniandina.

 

Fuentes:

Bitácora de Luisa en la vuelta a Colombia:

http://www.idrd.gov.co/sitio/idrd/node/1606

http://www.forbes.com/sites/annabel/2014/04/29/south-americas-next-capital-of-cool-bogota/#2a919dc07ca9

https://es.wikipedia.org/wiki/Esteban_Chaves

Bitácora de Luisa en la vuelta a Colombia:

Bitácora de Luisa en la vuelta a Colombia:

Bitácora de Luisa en la vuelta a Colombia:

Bitácora de Luisa en la vuelta a Colombia:

Bitácora de Luisa en la vuelta a Colombia:

Bitácora de Luisa en la vuelta a Colombia:

Otros articulos de esta edición

Este es Jorge Orlando Melo, un apasionado por la historia de nuestro país.

Edición 46 | 373 visitas
Artículos relacionados

Este es Jorge Orlando Melo, un apasionado por la historia de nuestro país.

Edición 46 | 373 visitas