SUSCRIBASE

En materia de producción de hidrocarburos, en 2018 se registró un promedio diario de 865.000 barriles y de 977 millones de pies cúbicos, resultados inferiores a los obtenidos en 2013 y 2014, cuando se logró superar el millón de barriles y el millón de pies cúbicos diarios de producción.


Escrito por: Luis Miguel Morelli Navia


El sector de hidrocarburos es considerado uno de los mayores motores de crecimiento económico en Colombia. Esta industria atrae inversiones, genera empleos directos altamente calificados y bien remunerados, aporta regalías para los entes territoriales, y contribuye con impuestos y contraprestaciones económicas a favor de la Nación que son indispensables para la reducción de la pobreza y el desarrollo territorial.

 

La Agencia Nacional de Hidrocarburos – ANH, entidad encargada de la administración integral de los recursos de petróleo y gas en el país, entre 2010 y 2018, ha adjudicado 159 áreas para evaluación técnica, exploración y producción. Además, con corte a diciembre de 2018, el país registra 309 contratos vigentes. En 2017 el PIB del sector de hidrocarburos ascendió a 28,7 billones de pesos, lo que representa el 3,1% del PIB total nacional (DANE, 2018, Cuentas Nacionales). En el consolidado de exportaciones colombianas de 2018, el sector llegó a un total de 16.758,3 millones de dólares (incluye petróleo, productos derivados del petróleo y productos conexos), lo que equivale al 40% del total de exportaciones. En materia de regalías, en el presupuesto bienal 2017-2018, se calcularon 20,4 billones de pesos de ingresos, de los cuales el 63% son del sector hidrocarburos, es decir, 12,9 billones de pesos.

 

Vale señalar que en los últimos dos años las estadísticas de inversión, de producción y de exportaciones presentaron señales de recuperación, luego de la caída generalizada del precio internacional del crudo en años anteriores. En materia de producción de hidrocarburos, en 2018 se registró un promedio diario de 865.000 barriles y de 977 millones de pies cúbicos, resultados inferiores a los obtenidos en 2013 y 2014, cuando se logró superar el millón de barriles y el millón de pies cúbicos diarios de producción. Y aunque se han planteado estrategias para dinamizar la inversión en el sector, lo cierto es que la relación reservas vs. producción de petróleo del país ha venido disminuyendo, pues pasó de 7,2 años en 2010 a 5,7 años en 2017. Y en cuanto a gas, se produjeron 1.559 gigapiés cúbicos en el último cuatrienio y se tienen reservas probadas de 3,8 terapiés cúbicos, equivalentes a 11,7 años de reservas. Frente a esta situación, el reto presente de la ANH es incrementar las reservas para mantener la autosuficiencia de hidrocarburos en el mediano y largo plazo y garantizar la seguridad energética del país.

 

Para afrontar este desafío, sin menoscabar el cumplimiento de altos estándares medioambientales y de relaciones respetuosas y favorables entre los operadores y las comunidades, el gobierno del Presidente Duque planteó tres grandes objetivos para el sector en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022: (i) promover las nuevas tendencias energéticas, (ii) consolidar la cadena de energía, y (iii) aprovechar las oportunidades que ofrecen los mercados energéticos internacionales. En el cumplimiento del primer objetivo, existen dos grandes oportunidades: los proyectos costa afuera y el desarrollo de los Yacimientos No Convencionales (YNC). Para dinamizar los primeros, la ANH ha realizado ajustes a la minuta de estos contratos, la coordinación interinstitucional que requiere el desarrollo de estos proyectos, y está fortaleciendo su capacidad de fiscalización. Y en materia de YNC, una vez que el Gobierno defina los alcances de esta actividad con base en las recomendaciones de la comisión de expertos que se creó para tal fin, se promoverá la ejecución de planes piloto que garanticen la exploración, y una eventual producción, de manera responsable con el medio ambiente y con las comunidades.

 

Sobre el segundo objetivo, la consolidación de la cadena energética, el Gobierno Nacional impulsará la reactivación de actividades de exploración y producción de yacimientos convencionales, incluyendo el uso de métodos de recobro mejorado. Desde la ANH estamos promoviendo un nuevo Proceso Permanente de Asignación de Áreas (PPAA), luego de casi cinco años en que el país no suscribe nuevos contratos, y fortaleciendo los procesos de fiscalización, control y vigilancia para asegurar que los beneficios esperados se mantengan como instrumentos de equidad, legalidad y emprendimiento para todos los colombianos. Adicionalmente, hemos contemplado la implementación de convenios con privados para ejecutar proyectos de adquisición sísmica en áreas costa afuera.

 

Finalmente, en el cumplimiento del tercer objetivo, el Gobierno fomentará iniciativas que permitan aprovechar oportunidades energéticas que surjan en el mercado internacional, con miras a conjurar cualquier escasez que se presente en el mercado nacional. Con las metas propuestas y las estrategias esbozadas, esperamos que Colombia logre incrementar de manera significativa sus reservas, preserve la autosuficiencia energética y mantenga la competitividad de un sector cuya contribución es fundamental para las finanzas públicas y el desarrollo territorial, especialmente el de las comunidades más remotas y necesitadas del país.

 

Otros articulos de esta edición

En el marco de las exposiciones conmemorativas a los 30 años de la Galería Espacio Alterno la muestra estuvo enfocada al trabajo textil.

Edición 44 | 47 visitas

El accionar de los capítulos en 2019 fortalecerá la Asociación y constituirá una diferencia significativa con cualquier asociación de egresados del país.

Edición 44 | 73 visitas
Artículos relacionados

En el marco de las exposiciones conmemorativas a los 30 años de la Galería Espacio Alterno la muestra estuvo enfocada al trabajo textil.

Edición 44 | 47 visitas

El accionar de los capítulos en 2019 fortalecerá la Asociación y constituirá una diferencia significativa con cualquier asociación de egresados del país.

Edición 44 | 73 visitas