SUSCRIBASE

La relación de las dos instituciones durante estos 63 años ha tenido altos y bajos, como un padre con su hijo han tenido diferencias, pero al final han recorrido un importante camino que hoy las lleva a tener una relación más sólida y estrecha.


Escrito por: Lina María Ayala


Sin duda, los Andes es la universidad más importante del país, no solo por su excelencia académica, sino también porque sus egresados se han encargado de dejar huellas muy importantes en la sociedad, a nivel nacional e internacional.

 

En este 2018, la Universidad cumple 70 años de trayectoria, y Uniandinos 63. Si bien cada institución trabaja desde dos aristas diferentes, las une un mismo espíritu. Ese de mantener vivo el sentir de pertenecer a una comunidad emprendedora, llena de ideas innovadoras, inquieta por la investigación y el orgullo de recibir, además de una exigente formación académica, la enseñanza de servir al otro.

 

La relación de las dos instituciones durante estos 63 años ha tenido altos y bajos, como un padre con su hijo han tenido diferencias, pero al final han recorrido un importante camino que hoy las lleva a tener una relación más sólida y estrecha.

 

Es así como, desde las cuatro áreas misionales de Uniandinos, se trabaja de la mano con la Universidad para brindarle a los egresados la posibilidad de seguir en contacto con su alma mater para toda la vida.

 

El área de Desarrollo Profesional de Uniandinos, bajo la dirección de Gabriel Ramírez, ha encontrado aliados en la Universidad a partir de sus dos líneas de acción: empleabilidad y emprendimiento. En cuanto a empleabilidad, el aliado es el CTP - Centro de Trayectoria Profesional, que en el primer semestre de 2013 empezó a realizar la publicación de ofertas laborales. Después empezaron a revisar los talleres que dictaban, ya que ambas instituciones se enfocaban en temáticas similares, entonces construyeron una amplia oferta de talleres, en diferentes horarios y con la posibilidad de que los interesados los tomaran en la Universidad o en la Sede Nacional. Sin restar importancia a las demás acciones, el evento cumbre de esta alineación es la Feria Laboral: desde el año 2013 hasta la fecha, la realizan dos veces al año; allí, durante una semana y media desarrollan una serie de actividades, tanto en la Universidad como en Uniandinos, y su propósito es generar escenarios que fortalezcan y engrandezcan el proceso de búsqueda laboral y así apoyar a la comunidad de egresados.

 

Actualmente, trabajan con María Camila Venegas, directora del CTP, siguen manteniendo el modelo de trabajo conjunto bajo los mismos estándares de calidad, brindando a los egresados un abanico de posibilidades en términos de empleabilidad.

 

En cuanto al emprendimiento, la relación es mucho más reciente. Fue en noviembre de 2017 cuando los Capítulos Adandes, Empreandinos e Inandes, Uniandinos Networking, Ellas en Red, el Centro de Emprendimiento, Empreandes, Finance & Investment, Club Uniandes, Innovandes, la oficina de egresados, transferencia Uniandes y WIB – Comunidad de mujeres líderes de Uniandes, encontraron un escenario en donde podían explorar la posibilidad de mostrarse como una unidad y así brindar a los emprendedores Uniandinos líneas de acción claras que les ayuden a saber qué, cómo y para qué quieren emprender.

 

Hoy dictan seis módulos de trabajo en los que van desde la sensibilización de un emprendedor hasta la ideación, validación del mercado, modelo de negocio, finanzas y formación de equipos de alto rendimiento. Además, están construyendo PEM Ideación, una apuesta en escena donde los emprendedores, bajo la temática de cultura urbana, van a poder poner a prueba todos los escenarios de un negocio para después aplicarlos en su negocio. Es es un ejercicio maravilloso de mentoría, acompañamiento y guía en un proceso que es tan complejo en Colombia.

 

Por su parte, la Dirección de Capítulos de Uniandinos, liderada por Mónica Cruz, a lo largo de los años ha tenido el objetivo de mantener una relación muy estrecha con los departamentos y facultades de la Universidad, ya que por cada uno de ellos el propósito es tener un capítulo en la Asociación.

 

Durante años no solo se ha mantenido una relación económica mediante la donación de dinero para el Programa Quiero Estudiar, por medio de la beca Jaime Enrique Varela, y con el aporte que Uniandinos realiza cada año, sino también a través del homenaje a graduandos, reconocimiento de mejores promedios de pregrados y maestrías, apoyo en seminarios, entre otros.

 

Hoy la relación está generando sinergias importantes. Desde el año 2017, un miembro o representante de los departamentos o facultades participa en las juntas directivas de los capítulos, ya que es allí donde nacen los proyectos y se logra que se construyan de la mano, así como escuchar cuáles son las necesidades que tienen como facultad o departamento y saber qué les interesa del relacionamiento que Uniandinos tiene con los egresados, qué beneficio encuentran y cómo pueden aprovechar eso.

 

Adicional a lo anterior, Uniandinos contribuyó a la nueva oferta de educación continuada que ofrece la Facultad de Derecho, ajustada de acuerdo con una encuesta realizada a los egresados afiliados a Uniandinos con el propósito de conocer sus necesidades de aprendizaje. De igual forma, desde los departamentos y facultades se está redefiniendo el pénsum de los programas, y para eso están haciendo una serie de talleres con los egresados para conocer cosas que los lleven a tener el resultado del nuevo plan de estudios; el primer taller que convocó Uniandinos, en aras de nutrir todo el ejercicio de reformulación del pénsum, fue el de Ingeniería industrial a través del Capítulo Inandes.

 

Otro proyecto que se está desarrollando de la mano con la Universidad es el que pretende mejorar las condiciones de tres grupos de personas: los mensajeros de Rappi, los vendedores ambulantes y los recicladores que están ubicados sobre la 92 entre la Autopista Norte y la carrera 15, liderado por el Capítulo Civitas. Han recibido todo la orientación y asesoría de Maurix Suárez, director del campus de la Universidad. 

 

En cuanto a Arte y Cultura, bajo la dirección de Liliana Abaunza, desde el año 1986 –cuando se creó la Galería Espacio Alterno, bajo la curaduría de María Teresa Guerrero- su relación con la Universidad ha sido muy estrecha y se consolidó aún más a partir de 2002, año en el que se creó la Dirección de Arte y Cultura en Uniandinos.

 

La dirección cultural tiene como objetivo involucrar a los protagonistas de la academia son su alma mater, para que sean los protagonistas y los entes culturales que generen una serie de propuestas enfocadas bajo ocho franjas: culturas representativas, artes plásticas y visuales, literatura, música, artes escénicas, cine, gestión cultural e historia. Cada una tiene un comité de egresados de la Universidad con el propósito de mantener el nivel de la academia en la asociación. 

 

Fue así como en el año 2002 se realizó una sinergia directa con los departamentos de literatura, música y artes plásticas; con esta última se afianzó una estructura para el comité de la galería en donde siempre hay un representante del departamento que tiene voz y voto. Las exposiciones que se realizan tienen mínimo un 70% de integrantes de los Andes, aunque no todos los curadores sean egresados.

 

En la actualidad, cuentan con un sinnúmero de contenidos culturales realizados directamente con la Universidad. Algunos de ellos: Lecturas compartidas, en donde se invita a los profesores; Café con las letras, con ediciones Uniandes, y tertulias, con el departamento de literatura. En música tienen dos líneas: nuevos intérpretes, agrupaciones o solistas de música alternativa, y nuevos compositores de música contemporánea, que para los dos casos, en su mayoría, son egresados del departamento de música.

 

Para realizar todas estas actividades siempre llevan a la Universidad de la mano, porque “deben mantener el mismo nivel y la filosofía laica, con pensamiento propio y liberal, altruista, más allá del deber y, además, replicar los pilares filosóficos y la altura académica”, afirma Liliana Abaunza.

 

Finalmente, en Responsabilidad Social, área coordinada por Linoska Mendoza, la relación con la Universidad inició en el año 2017, cuando desde la Vicerrectoría de egresados, puntualmente en el área de gestión de la comunidad, pusieron su atención en el voluntariado como expresión solidaria fuerte dentro de la Universidad.

 

La Universidad empezó a realizar un mapeo de todas las iniciativas de voluntariado que hay dentro de ella, y pidieron la asesoría del área de Responsabilidad Social en términos de gestión de voluntariado, y juntos han crecido de la mano; en abril de este año realizaron el primer evento compartido: el Día de la Solidaridad Uniandina.

 

En la actualidad, los Andes está planeando la celebración del Día Internacional del Voluntariado, el 5 de diciembre, cuyo propósito es que los estudiantes vean que en su universidad pueden empezar su voluntariado, pero que en la Asociación pueden continuar con ese proyecto social. En ese sentido, se está trabajado para formalizar cada vez más la alianza y poder tener más puntos de encuentro entre la comunidad estudiantil y la comunidad de egresados. A largo plazo, la intención es realizar proyectos de voluntariado conjuntos. 

 

Otros articulos de esta edición

La de Uniandinos en la costa Caribe, es ciertamente una historia que merece ser contada antes de que se diluya en el tiempo.

Edición 43 | 27 visitas
Artículos relacionados

La de Uniandinos en la costa Caribe, es ciertamente una historia que merece ser contada antes de que se diluya en el tiempo.

Edición 43 | 27 visitas