SUSCRIBASE

La implementación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el país ha presentado avances significativos en todos los campos, entre ellos el de los avalúos comerciales de bienes inmuebles.


Escrito por: Édgar Flórez Cárdenas


En Colombia, la incursión de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), con el impulso dado a éstas por el gobierno nacional a través de diferentes programas, ha trascendido a todos los niveles, contribuyendo al acceso de la información de manera ágil e inmediata en todas las áreas e instancias, y a la vez llevando a cabo la modernización de muchos procesos anteriormente realizados de manera análoga y que requerían de un mayor tiempo de ejecución.

 

Un ejemplo de ello es el presentado en el campo de los avalúos comerciales de bienes inmuebles, los cuales son un elemento indispensable para la toma de decisiones en los sectores inmobiliario, financiero, tributario, contable, judicial, de la construcción y el ordenamiento territorial; por citar los principales.

 

A partir de la implementación de las TIC, el sector valuatorio ha evolucionado en la utilización de elementos tecnológicos como el uso de drones para el reconocimiento del territorio, la aplicación de sistemas de información geográfica (SIG) para la identificación de ofertas, análisis del mercado y estudio de norma urbanística, y el uso de software especializado para análisis estadísticos, entre otros; facilitando el trabajo del valuador y brindando elementos de confiabilidad al proceso y a los resultados obtenidos.

 

Así mismo, el acceso a internet por parte del usuario de los avalúos ha conllevado a que se preste este servicio de manera virtual por parte de algunas empresas privadas, obteniendo en línea el valor de su inmueble mediante el suministro de algunos datos característicos del terreno y la construcción. Sin embargo, es pertinente aclarar que este tipo de estimación del valor se realiza a través de modelos econométricos utilizados principalmente para procesos de valuación masiva, sin tener en cuenta varios elementos imprescindibles en la valoración económica de un inmueble, como son la visita al mismo, un registro fotográfico, los acabados, el estado de los materiales, la conservación de la edificación, la condición jurídica y la forma del lote, entre otros. Por lo cual dicha valoración no constituye en sí un avalúo, al no cumplir con los requisitos establecidos en las normas definidas para el sector valuatorio en el país, como son el Decreto 1420 de 1998 y la Resolución 620 de 2008 del IGAC.

 

De otra parte, es muy importante que el realizador del avalúo cumpla con lo dispuesto en la Ley 1673 de 2013 –norma que reglamenta la actividad del avaluador en el país– y el Decreto 556 de 2014 –que reglamenta dicha ley–, a fin de acreditar la competencia, idoneidad y experticia necesaria para realizar la valuación.

 

En este sentido, cabe mencionar que el proceso de modernización que se da a través de la implementación de las TIC, no conlleva necesariamente a reemplazar el factor humano, pues, aunque esta es la tendencia general, en varios escenarios se hace imprescindible la interacción humana, y en ellos las TIC se convierten en una herramienta de apoyo para el desarrollo de los procesos.

 

Es claro que las Tecnologías de la Información y la Comunicación inciden en todos los ámbitos de nuestro diario vivir, tanto a nivel personal como laboral, donde el acceso a la información y el uso adecuado de la misma permiten mejorar la oferta y demanda de bienes y servicios, y con ello contribuir al fortalecimiento de los mercados y su impacto en la economía.

 

Otros articulos de esta edición

“No se trata solamente de hacer una botella comestible sino de la posibilidad de combatir problemáticas en el mundo”.

Edición 45 | 6 visitas
Artículos relacionados

“No se trata solamente de hacer una botella comestible sino de la posibilidad de combatir problemáticas en el mundo”.

Edición 45 | 6 visitas